a Bombinhas em Foco ( 16/11/2018 ) a

Unos 350.000 argentinos elegirán las playas del sur del Brasil

Anteayer comenzó oficialmente la temporada de verano en Brasil, en donde se espera este año una gran afluencia de turistas argentinos, especialmente en las playas del sur de este país.

Según cifras oficiales, habrá entre un 8 y un 10% más de visitantes de nuestro país que el año pasado, lo que significa unos 350.000 argentinos. Sólo hasta Año Nuevo se espera que lleguen unos 50.000 connacionales que ya hicieron sus reservas.

"Necesitamos aprovechar esta temporada más que nunca. El turismo representa el 9% del PBI del estado de Santa Catarina", dijo a LA NACION, Valdir Walendowsky, presidente de Santa Catarina Turismo (Santur), el órgano oficial de promoción de la actividad.

Walendowsky luego destacó la importancia de los ingresos del turismo para la recuperación económica del estado del sur brasileño, después de haber sufrido una de las peores inundaciones de la historia, que dejó el mes pasado un trágico saldo de 128 muertos.

Al tope de las preferencias
Los destinos más elegidos por los argentinos son Camboriú, las playas del norte de la isla (Canasvieiras, Ponta das Canas, Jureré, Playa Brava e Ingleses) e Itapema. Hay 220 vuelos chárter, que también incluyen a los turistas chilenos, confirmados para toda la temporada, así como la llegada de 67 cruceros.

Por la devaluación del real, o simplemente porque los argentinos aman estas playas, los niveles de reserva hasta febrero próximo son altos. Aunque no hay una estimación general, varias inmobiliarias consultadas por LA NACION indicaron que el nivel de ocupación previsto para el mes próximo alcanza el 85 por ciento.

"Los precios están al mismo nivel que el año pasado. Venimos a estas playas desde 1992. Estuvimos diez días en Bombinhas y ahora visitamos Canasvieiras", contó Sergio Pérez Endl, que vive en el barrio de Villa Devoto.

"De a poco empiezan a venir los turistas, especialmente los argentinos. Hasta fin de año tenemos reservas del 90% y durante la primera quincena de enero superan el 60 por ciento", dijo Simoney do Nascimento, dueño de la inmobiliaria Ione, que hace 30 años trabaja con argentinos en Canasvieiras.

De hecho, según dijo Tiago Born, de la inmobiliaria María Helena Born: "Los mejores departamentos ya están alquilados. Sólo tengo lugar en febrero".

Anteayer, en tanto, se lanzó aquí el operativo Verano, del que participará la policía militar, con 8500 efectivos que patrullarán el litoral catarinense. "La policía pretende trabajar en la prevención en los accesos a los balnearios y colaborará con la policía civil [comunal], que cuenta con 645 hombres, más un refuerzo de 303 nuevos policías", según indicaron las autoridades en un comunicado oficial. También se incrementarán los controles de alcoholemia y de velocidad por medio de radares.

Atención: si un argentino es detenido mientras maneja alcoholizado, le retendrán el registro, lo detendrán y el auto sólo podrá ser liberado si lo retira otro conductor con registro. Los turistas que cometan infracciones de tránsito quedarán sujetos a la aplicación de la legislación brasileña y se les enviará la notificación dentro de los 30 días siguientes. Si comete una infracción y en un viaje anterior a Brasil había cometido otra y no la había pagado, el auto quedará detenido hasta que haya abonado lo adeudado.

Con más de 100 playas
Mar abierto y olas buenas para el surf, ensenadas protegidas y tranquilas para los amantes de la navegación, villas de pescadores y balnearios con agitada vida nocturna conviven en los 436,5 km2 de la isla. Hay más de 100 playas para disfrutar a pleno el verano.

En estos sitios las reservas confirmadas para enero son altas, pero todavía hay oportunidades vacantes, especialmente después del 15 de enero. La isla dispone de 20.000 plazas en hoteles o en redes de posadas y departamentos.

Las ofertas allí son variadas. El alojamiento en un departamento o en apart hotel oscila entre los 150 reales (235,5 pesos) y los 500 (785 pesos), según la ubicación y las comodidades. Pero también hay ofertas en hoteles de dos y tres estrellas que van desde los 175 reales (274 pesos).

Para llevar a la familia están Ingleses, Canasvieiras, Jureré, Daniela y Campeche. Las dos primeras están en la lista de favoritas de los argentinos. Como Daniel Peláez, que es rosarino y llegó el 6 de este mes. "Siempre prefiero estas playas a la costa argentina. Vine com mi familia en auto y gasté menos de lo que pensaba", dijo.

Un almuerzo aquí ronda los 16 reales (25 pesos) y saborear un choclo asado a la orilla del mar, unos 3 reales ($ 4,70).

Ahora bien, si lo que importa es la "movida" nocturna, el rumbo va en dirección a Lagoa, Canasvieiras, Mole y Joaquina. Disfrutar de una cerveza cuesta unos 6 reales ($ 9 pesos) y de una caipirinha 4,50 reales ($ 7). Para cenar hay que contar con unos 20 reales ($ 31,40).

Joaquina es la elegida para los viajes de egresados. Durante esta semana, más de 300 chicos argentinos llegaron hasta esta playa. Abril Aracemiuk, de Neuquén, celebró la música que los acompañaba por la tarde: "La música es buenísima. De lo que se escucha en la Argentina, acá está lo mejor, y de los temas brasileños pasan todos los conocidos".

Pero la diversión y el entretenimiento no se encuentra sólo en las playas. Si el día no acompaña, una visita al Mercado Público de Florianópolis es una posibilidad. Cerca de 10.000 personas circulan diariamente por el edificio construido en 1898, donde se entremezclan puestos que venden desde pescado y condimentos hasta productos artesanales.

Todos a Camboriú
Pero para veranear no sólo se puede elegir Florianópolis. Los 560 kilómetros de costa del estado de Santa Catarina tienen más opciones. Por caso, las reservas hechas por los argentinos este año ponen al balneario Camboriú en el primer puesto del ranking. Sólo en el balneario hay 20.000 plazas para turistas en 110 hospedajes. En sus alrededores, Bombinhas, Itapema, Itajaí y Porto Belo suman otras 10.000 plazas.

Para tener una buena vista del paisaje es bueno detenerse en Unipraias, un centro de compras con senderos y un parque de aventuras, que además dispone de un teleférico, entre las playas Central y Laranjeiras. El paseo cuesta unos 30 reales (47 pesos).

Comer en un restaurante a la carta en Camboriú cuesta unos 25 reales (39,25 pesos) y la entrada a una disco también cuesta unos 25 reales. En los hoteles tres estrellas se consigue alojamiento desde 180 reales ($ 282,60).

Según cifras del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur) Santa Catarina recibió más de 4 millones de visitantes durante la temporada 2007/2008, de los cuales el 12% fue extranjero. El 78% de ellos, argentino.



Fonte: LA NACION (Buenos Aires - Argentina)

 

 

 

 

 

 

banner

Copyright © 2007 Todos os Direitos Reservados - Fazendo Site